Hoy vengo a dar un poco de cera sobre la experiencia de usuario gracias a un tweet que me encantó y que refleja muy fielmente lo que me encuentro en muchas webs de todo el mundo:

Últimamente la he visto mucho, ya digo, y me ha echado de muchísimos sitios web sin tan siquiera cumplir mi objetivo primordial: leer el contenido.

No me gustan los elementos emergentes en una web, he dicho

No deja de ser una opinión personal.

Puedes no estar de acuerdo conmigo. Ni siquiera yo lo estoy a veces 😛

No me gusta que cuando estoy navegando ocurran cosas que no he pedido expresamente. Es una sensación de ser yo el decisor de todo cuanto ocurre en una web.

¿No se supone que el usuario es el rey ahora? Hay webs muy poco monárquicas 🤣

Quizá es más una sensación de tener el control en mi propia navegación.

Por tanto, el que aparezcan elementos emergentes no deja de ser poner piedras en mi camino.

Me refiero a elementos emergentes que no te dejan seguir navegando. Los sticky banners y demás, bueno, están ahí.

No me pongas la zancadilla en tu web, quiero mi experiencia de usuario intacta

Lo comentaba antes: los elementos emergentes que bloquean tu navegación no dejan de ser trabas que perjudican tu experiencia de usuario.

Hay otros elementos que te permiten seguir navegando, sin ser una condición sine qua non. Puedes cerrar la notificación cuando quieras. O no hacerlo, pero tú decides.

Tipos de elementos disuasorios de una web

Sí, le llamo elementos disuasorios, básicamente porque me dan más ganas de salir de la web y no volver a estar dentro.

Entrar en una web, que te aparezcan chorrocientosmil elementos emergentes, preguntándote cosas y sentirte en una tienda de ropa con 10 dependientes preguntándote “qué estás buscando” 🤪

“Pablo, estás exagerando” 💭

Puede ser, o no, porque considero que todo esto se vuelve en contra al fin y al cabo.

Yo me guío mucho por las primeras impresiones o, en estos casos, por las primeras visitas a una web…

Elementos disuasorios para suscripción

En primer lugar, tendríamos los elementos emergentes para una suscripción:

A ver, es fácil adivinar quién es 😛

Hay mil webs en las que puedes encontrar esto, y seguro que si este buen hombre lo hace es porque ha probado de alguna manera que sus conversiones son mayores, no digo que no.

Muchos bloggers ponen sus banners en medio del contenido, por lo que si vas leyendo el artículo y te apetece suscribirte, lo haces.

No es obligatorio ni te molesta. Es, de hecho, un elemento que ameniza la lectura.

Elementos disuasorios para lead magnets

Déjame tu email y te envío algo chulo.

Eso nos lo hemos encontrado en muchas webs, y me parece una forma sublime de generar una base de datos ciertamente cualificada para tus estrategias de Email Marketing.

Pero eso de entrar en una web y lo primero que cargue sea otro elemento emergente que hasta que no lo cierras no te permite seguir con la navegación…

¡Llámame loco! 🤪

No es un artículo para cebarme con una única web, ¿eh? Es que justo entré ahí y me aparecieron casi todos los ejemplos que quería poner.

Elementos disuasorios para ver publicidad 🙂

¿A quién no le gusta que le obliguen a desactivar una extensión para poder ver anuncios tranquilamente?

Algo más común de lo que imaginamos.

{ironia class="maxima"}Obviamente, todos vamos a ir rápidamente a desactivar nuestro Ad Blocker de turno.{/ironia}

¿Por qué hay páginas que te obligan y otras que no?

La publicidad permite que muchos contenidos y plataformas que utilizamos casi a diario puedan ser gratuitos, eso es normal y totalmente lícito.

Le doy toda la razón. Es así, sin más.

¿Quizá un punto intermedio podría valer?

Aconséjame que quite el AdBlock porque es beneficioso para que una web pueda seguir haciendo contenido de calidad e independiente, por ejemplo.

Ahora bien, ponerme la barrera delante como si estuviera haciendo algún tipo de trampa… Pues no. Y eso deberían notarlo en sus datos de tráfico.

El combo killer de los elementos disuasorios

O también denominado fatality.

Aquí la experiencia de usuario es un ser mitológico. Nadie la ha visto.

¿Dónde podemos encontrárnoslo? Jeje, pues claro, en Telecinco.

¡Es como ver un partido de fútbol de forma pirata! No sé qué aceptar primero.

Es posible que un mal click me lleve realmente a Telecinco, así que no me arriesgo. Cerrando.


Y más de 800 palabras gracias a un tweet que me llamó mucho la atención.

Me gustaría saber tu opinión sobre este tema, ya que puede ser divertido conocer todos los puntos de vista, que los habrá 180% seguro.

Un abrazo, y no olvides activar las notificaciones de mi blog.

Que no, que es coña, entra cuando quieras 😛 –tampoco tengo activadas las notificaciones push– 🤷‍♂️